«¿Y el cronograma de la gasolina?», los efectos psicológicos que podrían vulnerar tu salud

En alerta y en desespero vive la mayoría de los conductores deltanos. Todos los días están sintonizando las estaciones radiales y revisando los diferentes grupos de WhatsApp para conocer el cronograma oficial del surtido de combustible de acuerdo al último número de placa.

Aunque para algunas personas esta acción se ha convertido un hábito común, la psicóloga reconocida a nivel nacional e internacionalmente, Yorelis Acosta, explica cómo el énfasis de atención a lo negativo es perjudicial para la salud.

La profesional en psicología manifestó a través de Radio Fe y Alegría que en la actualidad el venezolano solo está poniendo más atención a las situaciones negativas, como por ejemplo si el dinero les alcanza o no, si se fue la luz o si ese día le corresponde surtir combustible subsidiado.

“Mínimo estás todo el tiempo en alerta, en estrés y el estrés crónico empieza a liberar hormonas que hace que estemos tensos, aumente el pulso. Si no tenemos recursos para ese control del estrés (…) la preocupación constante se apodera como un estado de ánimo predominante y finalmente pueden aparecer malestares o deterioro de la parte física y todo ese estrés crónico va a correlacionar con presión alta, con problemas cardiacos, con diabetes, con ansiedad, con depresión, incluso con obesidad y problemas de la piel”, explicó.

Una vez que la vida del deltano empieza a girar alrededor de estas realidades por la que atraviesa toda Venezuela, terminan padeciendo de desgaste físico y emocional, y dejan a un lado todo lo que tiene que ver con una buena “calidad de vida”, es decir, se deja a un lado el disfrute, el compartir y otro tipo de momentos agradables, explicó la psicóloga.

“La agenda la va marcando, cuando se va la luz, cuándo me llega el agua, a qué hora tengo que hacer la cola de esto y en qué momento descansas, disfrutas, compartes con la familia”.

Otro de los factores importantes que puede afectar el estar pendiente de un cronograma para surtir combustible o algo similar, es la relación entre familia, ya que los niños pueden caer en lo mismo y el ejemplo que termina tomando es la baja calidad de vida.

A esta realidad se le suma el cansancio, problemas para dormir, mala memoria, y hasta soñar con hacer cola. Además en algunos casos puede conllevarlos a consumir alcohol, ya que el afectado o afectada cree que eso sería un alivio ante tanto estrés.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta