Foto: archivo.

Waraos huyen a Brasil tras ser abordados por civiles armados en los caños de Delta Amacuro

La comunidad de Mariusa quedó deshabitada luego de que todos sus habitantes decidieran huir de futuros ataques bélicos perpetrados por varios grupos de civiles armados.

Mariusa es un caserío indígena que está al noreste del Delta, en el municipio Tucupita, zona fluvial. Unas 60 familias huyeron a Brasil  ante el temor latente de ser nuevamente atacados, como ocurrió el pasado 30 de enero del año 2019, cuando personas desconocidas raptaron a varios aborígenes, mientras presuntamente buscaban «a una gente».

De acuerdo con un joven de Mariusa, «no quedó nadie en la comunidad», todos migraron a la ciudad y ahora emprenden un viaje hasta el norte de Brasil.

La localidad originaria está en uno de los puntos más cercanos a Trinidad y Tobago.

Ahora solo puede verse palafitos vacíos a orillas del mar, mientras la brisa marina arranca los techos de temiche. Es una comunidad cuyos vecinos fueron desplazados. Ahora es un caserío fantasma.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta