Unos indígenas a orilla de un río en Delta Amacuro / Tanetanae.com.

Waraos arriesgan sus vidas en peligrosas aguas para poder estudiar

Estudiantes waraos del Bajo Delta navegan tres horas diarias para ir y retornar de clases. No tienen transporte escolar, por lo que deben surcar peligrosas aguas en curiara y a canalete.

Este fenómeno se ha hecho muy notable desde el periodo escolar 2015-2016, reveló un docente, quien asegura observar a niños entre 9 y 10 años de edad, remar largas distancias.

Cuando la crisis económica arropó a los transportistas, y no pudieron realizar los recambios de piezas de los motores fuera de borda, este problema se acrecentó.

Por otra parte, el precio de los lubricantes por unidad, que se equipararon al ingreso mensual de un trabajador, determinó la desaparición total del servicio del transporte escolar en el Bajo Delta, lo que significó una clara desmejora para los pequeños estudiantes.

A la desaparición paulatina de motores fuera de borda, el aumento a precios inflacionarios de lubricantes, se adiciona el complejo problema del trabajo de gasolina que venía dejando a los transportistas sin acceso al combustible.

Solo en la escuela de Winikina, en la parroquia Manuel Renaud  del municipio Antonio Díaz, todos los días los estudiantes navegan desde las 5:00 hasta las 7:30 am, para arribar a  sus liceos o escuelas.

A Winikina asiste una parte de la población estudiantil de Araguabisi, Kuarejoro, y Kuberuna. Experiencias similares relatan estudiantes de Bonoina.

La anomalía ocurre, incluso, en Curiapo, capital del municipio Antonio Díaz; pero también en la localidad de  San Francisco de Guayo, todas estas en la selva deltaica.

Algunos estudiantes muestran ampollas en las manos, como consecuencia de remar durante un tiempo prolongado.

También se han registrado algunos accidentes al zozobrar las canoas, por suerte, sin fallecidos.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta