¡Vivan los campeones del 97!, por José Cedeño

José Cedeño

En la década de los años noventa del pasado siglo XX, no hubo dudas respecto a los jugadores venezolanos, que en gran medida varios de ellos demostraban en las distintas canchas de fútbol de salón, la calidad individual competitiva para enfrentar a cualquier contrincante; además, que ello pudiera ser de mucha ventaja si se moldeaba para afrontar distintas competencias de un deporte que aún se juega como el de más práctica en Venezuela. Pero es de resaltar, que desde la gerencia hubo quienes subieron a la altura de ellos, y en otras oportunidades bajaron a su nivel para hacer interrogantes, que se les pudieran dar respuestas oportunas a ellos y a la sociedad congregada en el territorio venezolano. Respuestas cuyos resultados se cristalizaron con la obtención del título de campeones México 1997 del fútbol de salón masculino.

Un 5 de diciembre memorable, día de la gran final del evento antes expresado, donde cada uno de los jugadores de la selección nacional venezolana lo que hicieron de manera disciplinada fue dar la gloria al país y hacer que cada salonista se sintiera orgulloso por lo hecho, lo logrado de manera contundente.

Una gesta histórica que los convirtió en los héroes de México 97, quienes tenían como propuestas, conquistar la hazaña del siglo, con un fútbol de salón de 110 % de pasión y gloria, y así se hizo. Fue un gran equipo, con una planificación bien llevada, la motivación de manera permanente y en distintos escenarios, con respaldo dentro y fuera del rectángulo de juego. Cada jugador, cada miembro del seleccionado tenía presencia determinada en los distintos sectores y eso no solo los hacia verse como los mejores, sino además que lo demostraron con solvencia, confrontando a los rivales, y declarando a los medios de comunicación de la oportunidad, como ha tenido que ser a fin de que todo un país supiera de su ruta campeonil.

Toda una organización direccionada en un proyecto, donde directivos, cuerpo técnico, jugadores, y algunos empresarios que apostaron a una meta que fue alcanzada con solvencia, no hubo dudas del nivel competitivo demostrado por el quinteto que representó al gentilicio venezolano, se le ganó a los mejores que siempre se han presentado como favoritos en cada evento de carácter internacional. El desempeño de todos los jugadores fue excelente durante todo el Campeonato Mundial, además siempre contando que algunos dirigentes imitaban desde la tribuna lo que hacían los jugadores en el rectángulo de juego, en esencia una compenetración de alma y corazón entre todos. Cada paso, fue una oportunidad para seguir en procura de la meta, eso hizo de los héroes de México ’97, que cada año se tenga la oportunidad de celebrar y que nuestras generaciones tengan presente a un quinteto que aún sienten la defensa del país con el máximo fervor patriótico.

¡Vivan los campeones del 97! Gracias a ustedes cuya historia construyeron y permiten que este espacio sea leído, como parte de una tradición cada año desde hace más de dos décadas y cuyos lectores se refrescan con parte de ese digno acontecer en México, donde fueron escuchados los cantos para los mejores. Mejores no sólo como equipos, sino que también lo fueron desde lo individual algunos de sus jugadores. Amigas lectoras, amigos lectores, en la presente oportunidad no me permito nombrar a los actores de tan importante gesta, pero es significativo lo realizado por todos los que viajaron a dicho certamen, entre quienes estaban jugadores, entrenadores y su equipo técnico, directivos, medios de comunicación, árbitros, aficionados, pero si algún sector falta considérese incluido en el gran saludo por los 24 años de la hazaña del siglo XX. Hasta la próxima oportunidad, con la esperanza de que los avances sigan siendo a paso firme, pero contactos los pueden hacen en Instagram @Joseceden, en Facebook / José E Cedeño Gonzalez (El hijo mayor de Otilia Gonzalez).

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta