Ilustración de Joine Ramos / Tanetanae.com.

Víctimas: el miedo de la traición / #MeInformoConTanetanae

Miguel, un empresario deltano que vive y trabaja en el centro de Tucupita, está despreocupado. Su día transcurre con normalidad, aunque todo cambiará tras recibir una llamada desde la Av. Arismendi de la localidad.

  • Aló, hermano vente rápido que entraron a tu casa.
  • ¿Cómo?, voy para allá.

El vecino de Miguel está alarmado y no haya qué hacer. Solo trata de reconocer a dos hombres que corrieron hacia la calle Sucre cruce con Libertad de Tucupita.

Las dos personas cargan la mayoría de las pertenencias del señor Miguel, a las 10 de la mañana, a finales de febrero. Ellos fueron reconocidos.

“Ellos aprovecharon entrar a la casa cuando no había nadie y se llevaron todo, aparatos electrónicos, ropas, repuestos de vehículos y otros objetos de valor. Yo creo que entre todo suman como 4 mil dólares”, relata Miguel, quien lamenta la acción que tomó un componente militar una vez que recibió la denuncia.

Miguel, junto a dos vecinos más, aborda su auto y van hasta el comando  de la GNB, Desur, que está en el paseo Manamo de Tucupita para denunciar el robo. Los funcionarios atienden a la víctima y van hasta la casa del hombre que ya había sido identificado por el vecino del empresario.

“Lo detuvieron, allanaron su casa y como no encontraron nada en su casa, lo dejaron libre. Ellos (los GNB) no debieron dejarlo libre porque hubo testigos que lo vieron corriendo, pero los guardias no tomaron en cuenta a los testigos”, dijo la víctima.

Uno de los implicados está privado de libertad, pero por otras causas ajenas al robo en la casa de Miguel, sin embargo, el otro sigue libre. Los vecinos no denuncian porque temen ser atacados, el temor está presente por las cercanías de las calles Sucre y Libertad de Tucupita.

Hasta ahora, el empresario no ha podido recuperar ninguno de los objetos que les fueron hurtados en febrero del 2020.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta