Venezolanos pelando en Trinidad por las lluvias

Los venezolanos viven del día a día en un país saturado de empleos para migrantes

 

Un grupo de siete deltanos que recién migraron desde Tucupita, en Delta Amacuro, hasta Trinidad y Tobago, se encuentran sin empleo debido a las intensas lluvias que han afectado a esa región en los últimos días.

Estos jóvenes, en su mayoría con edades entre 23 y 26 años, tomaron la decisión de migrar a Trinidad buscando mejores condiciones de vida y para ayudar a sus familias en Tucupita. Sin embargo, las constantes precipitaciones han complicado su situación laboral.

Xavier y Marcos, dos de los jóvenes migrantes, pagaron 150 dólares cada uno para viajar ilegalmente desde el Delta hasta Trinidad. Una vez en la isla, estos lograron conseguir trabajos en albañilería y las cosas iban bien. Sin embargo, con la llegada de las lluvias trajeron consigo la paralización de todas las obras.

Los propietarios de las construcciones se vieron obligados a suspender la jornada laboral, por lo que los trabajadores ya no están recibiendo pagos.

Antes de la suspensión, los jóvenes ganaban 180 dólares semanales en su labor como albañiles. Ahora Xavier y Marcos se ven obligados a trabajar en comercios chinos, donde sus salarios son más bajos, apenas alcanzando los 80 dólares semanales con un horario de 9 a.m hasta las 7 p.m, esto no les alcanza.

Estos siete jóvenes solo trabajan para sobrevivir, aceptando trabajos que ofrecen los comercios asiáticos y en las panaderías de Trinidad y Tobago. Además de que aceptan estas ofertas laborales porque deben pagar renta, agua, luz y comida entre otros servicios.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta