Temporada de lluvias amenaza las viviendas y la salud de las comunidades indígenas

Prensa Kapé Kapé

Foto: imagen de referencia tomada de Diario Primicias. 

Con cada día de lluvia crece la tensión entre los habitantes de las comunidades cercanas a las riberas del río Orinoco, quienes temen que esta temporada desate inundaciones similares a las del año 2018, cuando la cota del río padre alcanzó un récord de 18,30 msnm ocasionando inundaciones en cinco estados del país afectando a casi 3.000 personas.

Ríos Orinoco, Atabapo, Guainía y Negro ubican a Amazonas en riesgo inminente en temporada de lluvias

Tal como en 2018, el estado Amazonas está entre los primeros afectados por las lluvias. Debido a la multiplicidad de ríos que la recorren, la entidad es de las más susceptibles en temporada de lluvias.

El municipio Rio Negro, San Carlos, su capital y comunidades indígenas ubicadas en las márgenes de este río, están propensas a ser objeto de inundaciones por el desborde de este rio. Tras las primeras semanas de lluvias, las autoridades ya han reportado afecciones por su crecida.

Igual situación ocurre con el municipio Alto Orinoco, cuya capital, La Esmeralda y algunas comunidades yanomami ya fueron perjudicadas con inundaciones por crecida del rio Orinoco en este 2021, afectando a 74 familias aproximadamente.

Maroa, capital del municipio honónimo y comunidades indígenas, ya han sido afectadas por la crecida y desbordamiento del rio Guainía, que alcanzó a 37 familias de esa población. De igual forma, las aguas de los ríos Atabapo y Orinoco inundan a San Fernando, capital del municipio Atabapo, como ya ocurrió en 2018, afectando a casi toda su población.

Atures también constituye una zona inundable, como ya se vivió en 2018 con la crecida histórica del rio Orinoco, en toda la costa de Puerto Ayacucho. De presentarse una crecida igual o similar a la de 2018, también están en riesgo las comunidades indígenas de los ejes carreteros norte y sur. Entre estas Kumewi, Albarical, Puerto Lucera, La Lucera, y otras zonas como El Burro, del estado Bolívar, donde está el paso de chalanas por el rio Orinoco que ayuda en la conexión de Amazonas con el resto del país.

En el caso de Puerto Ayacucho, las autoridades ya han tomado algunas previsiones por la posible repetición de la inundación del 2018, entre estas la habilitación de 3 escuelas que funcionarían como refugios en caso de ser necesario. Por ahora, el rio Orinoco a su paso por Puerto Ayacucho arrojó en su medición del 2 de julio 51,20 metros en su nivel, estando 80 centímetros por debajo de la cota de desborde.

Comunidades del medio Delta en mayor vulnerabilidad por las lluvias

Todas las comunidades del medio Delta están en riesgo de quedar bajo las aguas del Orinoco en la recién inaugurada temporada de lluvias.

Los sectores poblados en mayor riesgo son Araguaimujo, Santa Rosa de Araguao, El Consejo, La Tortugas, Los Tres Caños, El Remanson con una población estimada de 5000 habitantes.

En esta zona de Delta Amacuro, al menos 2000 familias son afectadas regularmente por la crecida del Orinoco en los meses de julio y agosto y parte de septiembre.

En el municipio Tucupita están en riesgo por lo menos otras 800 familias, principalmente de los sectores Las Malvinas, Yakariyene, El Palomar Warao, La Manga, San Juan, Los Cedros, El Vertedero Municipal y Boca de Macareo.

Desde mayo comunidades indígenas de Bolívar están en alerta por la crecida de los ríos

Con la crecida histórica del río Orinoco desde 2018, que dejó más de 11 mil afectados, en los últimos años habitantes de las comunidades indígenas monitorean expectantes el comportamiento de los ríos que las rodean.

En Santa de Elena Uairén, en el municipio Gran Sabana, los habitantes de Ikawadu, informaron que desde mayo vienen observando el aumento del caudal del río, que en este momento ha crecido a tal punto de afectar directamente a 15 familias pemón en diferentes sectores.

Habitantes de esta comunidad explicaron que, durante la temporada de lluvia, además de la crecida de las aguas, experimentan bajas temperaturas por el clima característico de la Gran Sabana, así como fuertes vientos que terminan derrumbando hogares.

Por eso, con el inicio de las lluvias, el Consejo de Capitanes Pemón, ha habilitado refugios familiares para llevar a las familias que pudieran necesitarlo.

Por otra parte, en la parroquia Moitaco, del municipio Sucre, comunidades kariñas también han reportado afecciones por la crecida del río Orinoco, específicamente en la zona conocida como “Moitaco adentro”, donde se han localizado 20 familiares inundadas, según la confirmación que hacen los habitantes de la parroquia.

En Maripa, capital del municipio Sucre, las comunidades indígenas y caseríos campesinos ubicados en las cercanías del río Caura están siendo afectadas por el aumento del caudal a causa de las lluvias.

Esto sucede especialmente en el sector bajo Caura, comenzando desde El Playón hasta Maripa, donde actualmente hay inundaciones en las comunidades indígenas de Isla de Chajuraña, El Playón, Surapire, El Pescado, La Fortuna, Jabillal Trinchera, El Chaparro, Bejuquero, Wasaña, El Cochino y Pueblo Nuevo.

El reporte informal que manejan los líderes indígenas de la zona da cuenta de al menos 45 familias indígenas afectadas en el sector bajo Caura.

El Observatorio de Derechos Indígenas Kapé Kapé alerta a las autoridades a que tomen las medidas necesarias para salvaguardar las vidas de quienes están siendo afectados por estas inundaciones, así como a activar un protocolo sanitario que impida la propagación de enfermedades endémicas propias de este tipo de emergencias, como diarreas, vómitos y enfermedades de la piel.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta