Se salvaron de hundirse en el río Orinoco cuando iban en canoa hasta Tucupita

Una familia warao que recién arribó en canoa y a remo desde el Bajo Delta hasta Volcán en Tucupita, se salvó de hundirse en el río Orinoco. El oleaje y las lluvias los hicieron perder la dirección.

Pasaron por el peligro el pasado miércoles 6 de julio. Forman parte de las familias que ante la falta de combustible, deben remar desde la selva deltaica hasta Tucupita por por una semana. Algunas de estas personas tuvieron motores fuera de borda, pero la crisis tuvieron que venderlos o ya no los pudieron reparar ante los precios dolarizados.

Las fuertes precipitaciones y la brisa provocaron que las olas fueran más grandes. Seis personas atravesaron por este peligro.

Los indígenas lograron llegar a la orilla y esperar a que el embravecido río volviera a su cause de calma. En la curiara iban dos mujeres, tres hombres y un niño.

«Aprovechamos poner la vela cuando pegó la brisa, pero la lluvia y las marejadas casi nos hunde», dijo Carlos Monte, padre warao de 5 miembros de la comunidad Araguao, en el Bajo Delta.

Desde que recrudeció la crisis en Venezuela, cientos de waraos arriesgan sus vidas viajando en canoas por el peligroso río Orinoco. No tienen transporte a motores y tampoco combustible. Hasta ahora no existe una política clara respecto a la distribución de gasolina este vulnerable sector de la sociedad civil.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta