Se fue un policía de los de antaño: Isidro Cabello

El Com. Isidro Cabello fue hasta el final de sus días un policía “romántico”.

De aquellos para los que el retén fue un lugar de paso al que llevaban conductores ebrios, borrachitos escandalosos, zagaletones de gallinas y meretrices altaneras embarulladas con chulos de poca monta.

También de los que preferían el refinamiento del rolo o garrote para poner derechitos a los insurrectos e insubordinados y sembrar el orden, la paz y la justicia en la ciudad.

Nunca hizo el tránsito de la primera policía del estado a la Polidelta del nuevo modelo o policía preventiva del entrante milenio, parteada en tiempos de revolución. Mentalmente se quedó en los cuarteles de antaño.

Hombre de campo, originario de Cocuina, municipio Tucupita, fue también deportista, conversador y persona de trabajo.

En tiempos de la IV, el órgano de seguridad le brindó la oportunidad de apartarse de la faena agrícola, alcanzando la subdirección de la comandancia y el más alto rango policial.

Cuando aún le quedaba mucha vida por delante, el cáncer se apoderó de su cuerpo y no le dio tregua hasta abatirlo.

Este lunes se despidió feliz de haber matriculado un año más y deseoso de poner fin a tanto sufrimiento alzando vuelo a los predios del Creador.

Dios lo tenga en su Santa Gloria.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta