Una curiara navega por el caño Manamo de Tucupita / Tanetanae.com.

Remar por días con el temor de ser robados en el río Orinoco

Varios waraos del Bajo Delta aseguraron que, arribar en canoas a Barrancas del Orinoco o Tucupita, no es seguro desde que personas desconocidas ahora están tras la cacería de lo que pudieran llevar estos viajeros, quienes, además de estar exhaustos por remar, también deben lidiar con este nuevo flagelo.

Los aborígenes que arriban a Barrancas del Orinoco y Tucupita, temen ser  abordados por personas desconocidas quienes ahora persiguen a los waraos que navegan por el río Orinoco, en canoas.

Tres embarcaciones estuvieron bajo persecución por parte de varios implicados,  cuando los viajeros regresaban desde Barrancas del Orinoco hasta la selva deltaica, hace dos semanas.  Los atacantes iban en dos canoas pequeñas, también a remo, por lo que no lograron alcanzar su objetivo, revelaron los vulnerados.

Este hecho ocurrió en horas de la noche cuando navegaban en medio del río Orinoco. Se desconoce si los individuos estaban armados, los aborígenes pudieron remar más rápido y llegaron a una comunidad llamada Los Remolinos, donde descansaron y partieron al día siguiente.

“Primero porque les robaban los motores, ahora porque somos perseguidos en unas mismas curiaritas, lo que faltaba”, dijo una de las personas que viajaba en una canoa.

Los aborígenes del Delta Medio han tenido que arribar en canoas a Barrancas del Orinoco y Tucupita para expender sus pescados y cosechas, para hacer sus compras de comidas y otros rubros.

Ante esta coyuntura, los  viajeros temen ser interceptados por personas desconocidas, que ahora estarían atentos para abordar las pequeñas  embarcaciones.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta