Una parte del centro de Tucupita, frente al Inces, en la calle Petión / Tanetanae.com.

Realidad postelectoral: “Seguiré caminando porque tengo que luchar por mi hijo”

Jesús Valderrey, un señor que vive frente al complejo Rodó en Tucupita, relató que desde hace tres semanas ha estado vendiendo chupetas y caramelos en las calles de la ciudad para generar algo de dinero que le permita sobrevivir junto a su familia y su hijo de 20 años de edad, quien padece de quemaduras de segundo grado en los pies y brazo derecho.

Valderrey camina las calles de la ciudad expendiendo chupetas y caramelos. Con lo que logra percibir de las ventas, compra uno o dos productos alimentarios y el resto lo guarda y reúne para cubrir los gastos médicos de su hijo, quien tiene tres meses en cama por quemaduras de segundo grado en sus piernas y brazo derecho.

Aun cuando logra recabar un monto mínimo de 20 Bs diarios por cada paquete de chupeta y caramelo, asegura que su ganancia no supera los 10 Bs. Él y su familia no percibe algún otro ingreso monetario.

“Por ahí anda mi mamá también pidiendo, porque no tenemos nada, somos de bajo recursos”, dijo.

Anteriormente el padre de familia se subía a los autobuses que estaban detenidos para a pedirles una colaboración a los pasajeros, no obstante, esta acción fue cuestionada y denunciada por algunos usuarios.

Jesús Valderrey explicó que debe caminar desde su casa hasta el centro y viceversa, todos los días. No puede gastar “el poco dinero que le saca a las ventas”, ya que reúne para costear la compra de gasas y otras medicinas caseras para curar las quemaduras de su hijo.

Valderrey dijo que, “hoy no he hecho nada, solo he vendido 12 chupetas nada más, pero seguiré caminado porque tengo que luchar por mi hijo”.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta