Foto difuminada referencial

Presunto intento de abuso sexual condujo a femicidio de dama hallada por el CICPC

CICPC Delta Amacuro aprehendió dos de los responsables y busca activamente el tercero

Carolina Carvajal Ramírez de 42 años, nunca llegó a La Horqueta, parroquia Virgen del Valle, municipio Tucupita, estado Delta Amacuro, ni siquiera se alejó en demasía de su casa, el destino final estuvo mucho más cerca de lo previsto.

Luego de partir de la morada conyugal sobre las 9 pm de la Nochebuena del pasado año, con destino a la casa de sus hermanas, se encontró en el camino con un amigo warao, en compañía de dos jotaraos (criollos).

Aun en el sector Los Guires, donde quedaba su residencia, aceptó ir a “parrandear”, a un festejo público en la adyacente vecindad El Caigual, donde permanecería el resto de la noche.

Sería en la madrugada cuando se desataron los demonios y el trío de hombres, en estado de ebriedad, pretendió sostener relaciones sexuales con la víctima. Haberse resistido ferozmente a las pretensiones de sus acompañantes, le costó la vida.

Extraoficialmente, se pudo que uno de los criminales jotaraos la atacó con un cuchillo y los otros dos hombres, enfurecidos y en secuencia, siguieron apuñalandola. El rechazo les nubló los sentidos y saciaron su sed homicida, participando los tres en la orgía de sangre.

Posteriormente, condujeron el cuerpo a un lugar cercano en medio del monte, del cual, en avanzado estado de descomposición y semi esqueletizado, fue rescatado por pesquisas del CICPC.

Su esposo, de nombre Félix Hernández (48), denunció a principios de enero y fue entonces cuando, con base en testimonios de testigos, que afirmaron haberla visto en la celebración e investigaciones de campo, “peinando” la zona, realizaron el macabro hallazgo.

La dama fue acuchillada con saña por resistirse al abuso múltiple que, embebidos por el alcohol y envalentonados por la superioridad numérica y de fuerza bruta, pretendían cometer.

Dos de los sujetos están detenidos, entre ellos el warao en quien depositó su confianza, dejándose llevar, mientras que uno de los jotaraos parece haber huido a una vecina nación, a la que se le solicitará, al confirmar su presencia, la deportación.

Los investigadores esclarecieron el caso, documentándolo debidamente para su presentación ante el Ministerio Público. Corresponde al Com/Gral. Douglas Rico, director nacional del órgano detectivesco, exponer ante el colectivo nacional las conclusiones.

Carolina Carvajal dejó de existir. Una muerte vil, cuya reparación en lo concerniente a la justicia, queda en manos de los tribunales estadales. Aun cuando esa acción, lamentablemente, no le devuelva el ser.

 

 

 

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta