Foto: archivo.

Preocupación en algunas comunidades de Delta Amacuro por “muerte” masiva de árboles de mango

Varios árboles de mango se han marchitado en el Delta Medio, la zona que más sufrió los embates de la creciente del río Orinoco durante el año 2018.

Anualmente, y en medio de la crisis, miles de personas aguardaban por la cosecha de mangos, pero esta vez se han topado con una traba que apunta a recrudecer su situación de hambre. Es en serio, están preocupados porque las matas de la fruta en  cuestión, se están secando.

“No sabemos si comeremos mango en esta temporada, porque después de la creciente solo quedaron algunas matas, y estas no florearon esta vez”, advirtió un vecino de Los Remolinos.

El mango ha representado una alternativa en medio de los altos precios de la comida en Venezuela, para waraos y campesinos. Varios de ellos comercializaban estas frutas a orillas del río y también comían de ella, pero ahora una gran cantidad de árboles han resultado “muertos”.

La gobernadora Lizeta Hernández invitó a los deltanos  a comer mango en medio de la carencia de comida, que posteriormente terminó con los saqueos de junio 2016.

Las muertes de los árboles de mango serían por la gran inundación de estas zonas, en el año 2018. La creciente rebasó sus raíces, permaneciendo así por un lapso de cuatro meses.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta