No vio la cámara y lo siguiente que miró fueron los ganchos de Politucupita

Ya festejaba en el lugar preferido por los rateros del centro, los alrededores del mercado municipal, cuando vio acercarse una moto a toda velocidad, recibiendo la orden de ponerse en pie, pegarse contra la pared y abrir las piernas.

En ese preciso instante, contaba lo fácil que fue “chorear” la mañana de este martes, al chino de Mega Repuestos C&F, en calle Pativilca. “Ni cuenta se dio”, decía a sus acólitos en el inestable y frágil mundo del hampa.

Acto seguido, habiendo constatado que portaba la evidencia u objetos incriminatorios, se le leyeron los derechos, invitándolo a abordar el vehículo.

Lo siguiente que miró en manos de la Com/J. Milagros Cequea, fue el capture de un video, mostrando como se llevaba sin consentimiento una batería y dos resortes; por último, se encontró cara a cara con las rejas de la celda de “Cachi”, bautizada así en honor al más faculto de los pillos, en el comando central de Politucupita.

Al hombre de 37 años, de nombre: J. A. C., C.I. 22.971.269, oriundo de Chaguaramal, estado Monagas, enratonado y molesto porque lo interrumpieron cuando relataba su hazaña, le espera una confrontación cara a cara con el Ministerio Publico, a cargo de David, y las autoridades judiciales bajo el mando de Teresa.

Cuatro horas estuvo libre, las cámaras no fallan.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta