Foto referencial

Naufragio en Boca de Serpiente: Una primera ola bañó al bote y la segunda lo volteó

A medida que avanzan los días, van conociéndose los trágicos detalles que rodearon el naufragio de un bote con 24 personas en el sector Boca de Serpiente, estrecho de mar que separa a Trinidad de Venezuela.

La madrugada del jueves 22 de abril, hubo un fuerte oleaje que hizo zozobrar la embarcación. Una primera ola la llenó de agua y la segunda fue determinante, terminó volteándola.

Al verse rebosados, los tripulantes comenzaron a desprenderse de sus bienes y de un lote de alimentos que serían comercializados en la vecina isla, sin embargo, no fue suficiente.

La fuerte marejada, en tiempos de mar encrespado, en la zona de mayor turbulencia entre ambas naciones, llamada Boca por dar entrada al océano Atlántico al golfo de Paria, sobrepasó la exigua capacidad de la nave.

“Las entradas norte y sur del golfo reciben los nombres de Boca del Dragón o de Drago y Boca de la Serpiente o de la Sierpe, por los remolinos que se forman en sus inmediaciones y el peligro que representaban para la navegación en tiempos coloniales; ambos nombres fueron dados por el propio Colón en el mencionado viaje” (Wikipedia).

A partir de ese momento todo fue confusión, cada quien trató de asirse a cualquier objeto que flotara distanciándose unos de otros hasta perderse de vista.

La carencia de salvavidas o chalecos flotantes agudizó el desastre. Hubo quienes conservaron la calma y nadaron lo suficiente para sobrevivir, muchos no lo lograron.

Una historia de milagros y ansias de existir.

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta