Icono del sitio Tane tanae, Así pasó

Nadie se salvó de Sanon

Al lado de su camiona

Foto cortesía: José Ramón Mujica

Del Prof. Luc Hilaire Sanon nadie se salvó. Docente a tiempo completo del liceo Nestor Luis Pérez, emblemática institución deltana, en Ciencias impartía Física y en humanidades Francés, no habiendo forma de escapársele.

De origen haitiano, estudiante de un Colegio Francés de elevada reputación en la isla-nación caribeña, dominaba con solvencia las materias a su cargo.

Aunque nunca se le vio rumbear, recorría casi a diario las cercanías del único cine tucupitense y los centros de diversión nocturnos, únicamente para observar si algún alumno estaba allí y luego recordárselo a la mañana.

Adquiere tus medicamentos con 10% de descuento en FarmaDelta

Se decía de él que jamás colocó un 20 y si alguien le reclamaba, argumentaba que la nota máxima era de Dios y el 19 de los docentes. Un escalón abajo quedábamos los mortales.

Edificó el hotel Sans Souci en su residencia en la calle Centurión, en la que permaneció solo luego que su compañera de vida lo abandonara, sin jamás regresar.

Según la mitología popular, era poseedor de una “pinga africana” que debía anillar para que una vez que se abriera camino, se quedara a mitad de la penetración a fin de no destrozar los órganos internos de la dama.

Compra tu electrodoméstico al mas bajo precio en la EPS Delta

Tan severo en la aplicación de la normativa del hospedaje como lo fuera en el aula de clase, lo hizo parecer mas bien un cuartel que un establecimiento de paso.

Como es natural, un día cualquiera desapareció físicamente en su patria, alcanzando la inmortalidad a través de quienes lo sufrieron y a la postre le agradecieron la severidad en la enseñanza.

FarmaDelta te ofrece servicio delivery de 8 de la mañana a 7 de la noche
Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta

Salir de la versión móvil