Murió el “Choro” bueno de Tucupita

Murió el único “Choro”, que siempre fue bueno en Tucupita.

Rosendo Rojas se llamaba y no hubo quien no lo conociera.

Alto y atlético, delgado y fibroso, con una genética ideal para el deporte, jugaba lo que fuera y no dudaba en involucrarse con los muchachos a practicar.

En realidad, perteneció a la vieja guardia de los promotores deportivos que nunca estudiaron, aunque saben más que los de hoy en día, que estudian más y sudan menos, como si el deporte fuera una tesis y la cancha una biblioteca virtual.

“Choro” se hizo famoso con los planes vacacionales y jamás se apartó del Inam. Es curioso que lo llamaran de esa forma, cuando fue un notable formador de excelentes personas.

Como detalle curioso, hasta entrada la tarde aun no habían conseguido una urna adecuada a su tamaño; de seguro que, si le dieran a elegir, optaría por un rincón del parque José Pérez Colmenares, su verdadera casa, para que la buena hierba siga creciendo.

Oportunamente se avisara la hora y fecha del sepelio.

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta