Una parte de la carretera nacional de Tucupita, sector Paloma / Tanetanae.com.

Motorizados vuelven a exponer la vida de otros, entendiendo que ya no quieren la de ellos

En una situación que ha dejado perplejos a los residentes del sector Paloma, Tucupita, los motorizados han vuelto a las calles a altas horas de la noche para llevar a cabo las peligrosas maniobras. A pesar de las restricciones impuestas por las autoridades locales, estos conductores desafían la normativa y transitan a toda velocidad realizando los denominados piques y caballitos.

El estruendo de los motores y el chirriar de las llantas han vuelto a perturbar la tranquilidad de los vecinos. Los piques y los caballitos, actividades que habían disminuido en los últimos meses, ahora resurgen con fuerza. Un ciudadano que reside cerca de la sede de la empresa Polar en Paloma compartió su preocupación: “es inaceptable que los motorizados perturben nuestro descanso con su ruido ensordecedor. No podemos dormir debido a las altas velocidades a las que circulan, y además pueden matar a alguien más”.

Otro residente, esta vez de La Chivera, manifestó que las motos arriban y retornan a cualquier hora de la noche, incluso después de las 10 p.m. Los vecinos se quejan por la intranquilidad causada por el constante rugir de los motores. “esto no debería ser tolerado”, afirmó el afectado.

En noviembre de 2023, Noel Valderrama, Secretario de Seguridad Ciudadana del estado Delta Amacuro, emitió una advertencia clara: los motorizados no pueden circular después de las 10 de la noche hasta las 5 a.m. en la entidad. Sin embargo, parece que algunos conductores han decidido ignorar esta norma vital para la seguridad de todos.

Los vecinos de la carretera nacional sector Paloma esperan que las autoridades locales tomen algunas acciones para frenar esta irregularidad de los motorizados y así garanticen la tranquilidad de los ciudadanos.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta