Lizeta la movió en Caracas

La doctora Lizeta Hernández, mandataria de las tres estrellas, fue a Caracas, a buscar la unción presidencial y refrendar su candidatura; a juzgar por los hechos, lo consiguió.

Atrás quedaron los infundios de la supuesta intervención protagonizada por un militar, o su designación en un ministerio para proporcionarle una salida honrosa al cabo de 13 años de gobierno. Hasta su supuesto abandono por cansancio; tales señalamientos fueron, como quien dice, pamplinadas.

Cumplió con los pronósticos, que ella misma instituyó: será deltana, será mujer y será revolucionaria; la jefa del Ejecutivo estadal, diseñó su traje y pretende lucirlo hasta el 2026, cuando arribaría a 17 años de gobierno.

Emulando al Prof. Yánez, sin verbalizarlo, a través de sus acciones expresó: cuando sienta que debo retirarme lo haré; si alguien demuestra que puede ocupar mi lugar lo consideraré; si mis condiciones estuvieran realmente mermadas, puede que me haga a un lado; ahora bien, si ninguno de los tres postulados se cumple, continuaré. Palabras más, palabras menos, eso manifestó el viejo caudillo, y hubo quien lo escuchó detenidamente, grabó sus palabras e hizo lo mismo; su dilecta alumna desde el 2008 hasta el presente.

Astuta y sagaz, promovió en boca de aliados su nombre, dejó correr los comentarios, ponderó la situación y cuando lo consideró necesario, fue a oficializar su designación.

Para alegría de muchos y disgusto de otros tantos, Lizeta 2021…

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta