Jesús Alberto Medina en vida / Foto: cortesía.

Las otras facetas de Jesús Alberto Medina, más allá de haber sido un comunicador

El sábado 6 de abril se cumplieron  57 años del nacimiento de Jesús Alberto Medina, “insigne personaje” nacido en la comunidad indígena warao Araguaimujo, ubicado en la zona selvática del estado Delta Amacuro, a unas tres horas de Tucupita, por vía fluvial.

Este “ilustre” warao desde muy adolescente aprendió a confrontar los grandes desafíos de la vida, en el año 1973 con apenas once años de edad, se traslada a la capital deltana para iniciar sus estudios de bachillerato en la escuela “Granja Tucupita”, donde internalizó experiencias motivadoras que le hicieron fortalecer su actitud de servicio con el prójimo.

Fruto de esta formación y en clara manifestación de apego a la cultura musical, conforma el grupo musical “Brisas de Araguaimujo” en el año 1978, junto a Mónico Campero (vecino de la comunidad),  un ámbito en el cual se desenvolvía de forma tradicional.

Su inquietud juvenil y creadora le hace confrontar con la jerarquía del clero local, la organización y realización de las festividades en honor a la virgen “La Divina Pastora” durante cuatro días, patrona de la población, hecho que se logra por primera vez en el año 1980. Ese mismo año, junto a la religiosa Alicia Key (Terciaria Capuchina), organiza el grupo juvenil religioso “Nueva Creación”.

Sin embargo, su legado más emblemático lo habría realizado en julio del año 1979, cuando funda el club deportivo “Araguaimuo” junto a otros muchachos deportistas de la entidad, iniciándose de esta manera “la era” deportiva en las comunidades indígenas. En 1983 logra organizar el primer festival deportivo entre las diferentes comunidades indígenas del municipio Antonio Díaz realizado en Araguaimujo, donde los locales obtendrían el título de campeones.

Fueron varios logros que pudo alcanzar el oriundo, estando en la comunidad más influyente de todo el estado Delta Amacuro, entre ellas; la participación en el festival de la “canción franciscana” en la ciudad de Caracas en el año 1982 en representación de las misiones indígenas, y la construcción de la “gruta de la virgen”, un lugar sagrado que hasta el día hoy, los cristianos católicos acuden para elevar sus oraciones a Dios.

En 1989 por razones personales abandona la comunidad y se traslada a Tucupita, donde continúa su larga odisea de preparación, formación académica e intelectual. En esta nueva faceta, obtiene el título de T.S.U en la mención turismo, en el tecnológico local. También obtiene el título de locutor de la república, iniciando su labor comunicativa en la estación de Radio Tucupita 1270 AM con su programa “La hora del chofer”, que en tan poco tiempo tendría “éxito” en la región.

Estando en este medio, es designado como presidente del sindicato de radio, televisión y afines del estado Delta Amacuro, también fue candidato a diputado por el municipio Antonio Díaz de la mano del reconocido periodista Abraham Gómez.

Contraería matrimonio con Claurelis Herrera, con quien procreó tres hijos; Clairelis, Claurismar, Jesús Alberto Jr. Además de otros tres hijos que tendría fuera del matrimonio.

En el año 2000 le diagnostican cáncer de colon, enfermedad que lo llevó a la muerte el 21 de julio de ese mismo año, ese día se cerraron sus ojos y multiplicó su ejemplo.

Aún, su legado deportivo, religioso, pedagógico, comunicacional  y de servicio a los demás, está presente en cada competencia deportiva, en cada eucaristía, en el aula de clase y en cada programa radial, donde la población lo recuerda con gran admiración.

Sus hermanos; Argenis, Ángel, Alexis, Lesvia, Belkis y Florelis lo recuerdan en un sentido homenaje en tan importante fecha.

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta