Las aguas callan en Bolívar: inmersiones y hallazgos misteriosos

Seguimiento especial

El estado Bolívar está entre las tres primeras entidades más violentas de Venezuela, según los informes que cada año comparten organizaciones como, Monitor de Víctimas y el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV).

La violencia parte de un contexto en el que se trata de una entidad minera asediada por grupos irregulares armados. A medida que Venezuela fue perdiendo poder petrolero, el Estado gestionó nuevas formas de generar recursos, virando sus políticas hacia la explotación de otras riquezas como las que están en el arco minero.

Pero no toda la violencia está al sur de la entidad, ni está relacionada con la minería. Tane tanae ha hecho seguimiento a varios sucesos ocurridos en la entidad, en los que se llevaron a cabo hallazgos de cuerpos sin vida en aguas del estado Bolívar y que nunca se ha podido determinar oficialmente lo que ocurrió.

La muerte de Rahul Morales, un adolescente de 14 años de edad, es uno de los casos más recientes que generó conmoción en Ciudad Guayana. Sus familiares no hallan respuestas sólidas concluyentes.

Según el informe del acta de defunción del registro civil, su deceso se debió a una “asfixia por inmersión”, sin embargo, el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), determinó que fue por “asfixia mecánica”.

Morales no fue visto más el pasado 27 de junio y su cuerpo sin vida fue hallado el 1 de julio, en un balneario de Santa Rosa, Puerto Ordaz.

Sus padres ahora buscan culpables porque aseguran que su hijo fue asesinado. Además, no tenía enemigos, era un muchacho tranquilo, aseguran.

Nunca vieron el cuerpo

Sus padres no pudieron ver su cuerpo. El sepelio se llevó a cabo a urna cerrada.

Un tío que sí estuvo presente en el levantamiento del cuerpo, asegura que el cadáver no cumplía con las características físicas de Morales.

Esto conllevó a realizarle un estudio de ADN a través de tomas de muestras dentales que se llevó a cabo en los Estados Unidos. Finalmente los resultados determinaron que sí se trataba de Rahul.

Las aguas callaron con otros sucesos registrados entre 2020 y 2022

De acuerdo al monitoreo de Tane tanae, los cadáveres hallados en aguas del estado Bolívar han sido en su mayoría de personas del sexo masculino.

Este medio de comunicación tomó como referencia nueve hallazgos de cadáveres en aguas del estado Bolívar, durante el período 2020-2022.

Tres de estas 9 personas encontradas sin vida en aguas del estado Bolívar, presentaron hematomas y signos de violencia. No obstante, oficialmente obviaron la exigencia de investigación por parte de familiares.

Otras cuatro muertes fueron accidentales según los informes oficiales, mientras que de dos casos no se conocen los motivos: siguen siendo un misterio.

Menores de edad

28 de mayo de 2022

Un niño de dos años de edad murió ahogado en el río Yuruari, en el sector El Callao, sur del estado Bolívar. Este hecho se registró el 28 de mayo de 2022.

Las personas con conocimiento de lo ocurrido relataron que el niño jugaba con una pelota en su casa, en el sector Mata Palo. El balón cayó al río y el menor en un intento por buscarlo se introdujo al agua, pero quedó atascado en una rama.

Llegó muerto al centro de salud.

28 de julio de 2021

Un niño de cuatro años de edad fue arrastrado por las aguas de la quebrada del cerro El Toro en Upata, capital del municipio Piar en el estado Bolívar.

Fue sorprendido por una crecida causada por las lluvias. Aunque sus vecinos intentaron reanimarlo, no fue posible.

22 de agosto del 2021

Esteban Laya, de 9 años de edad, murió en el río Caroní. Se pudo conocer que el niño se lanzó al agua, pero este no apareció más. Aseguran que la corriente lo arrastró.

El hecho ocurrió en el sector La Playita de Macagua. Vivía en la comunidad de Francisca Duarte, ciudad de San Félix. Laya fue encontrado en el mismo lugar luego de haber transcurrido 24 horas

Mayores de edad

24 de diciembre del 2021

El cadáver de un hombre fue hallado a orillas del río Orinoco. Murió por inmersión. Quienes lo conocían dijeron que se dedicaba a buscar objetos de valor en las alcantarillas. Sucedió en Los Monos de Puerto Ordaz.

No hay registros de su identidad.

8 de junio del 2022

Abel Alejandro Contreras Moreno, militar venezolano, se ahogó mientras intentaba cruzar un río en un sector conocido como Moitaco. Se desconocen las causas.

El uniformado perdió la vida cuando patrullaba en horas de la noche por las inmediaciones del sector.

13 de marzo del 2022

Luis Marín, de 20 años de edad, perdió la vida por inmersión en la represa Cupapuicito, sector La Caramuca Agrícola de Upata, municipio Piar del estado Bolívar. Vivía en El Guamito.

Vecinos del lugar relataron que el joven disfrutaba junto a unos amigos y se lanzó al agua sin ver el peligro que representaba el sitio. Él no salió con vida.

Su cuerpo fue levantado por los funcionarios del Cuerpo de Bomberos de Upata.

13 de octubre de 2021

El cuerpo de José García de 63 años de edad, de nacionalidad colombiana, fue encontrado flotando en el río Orinoco, en Caicara.

Presentaba hematomas en la cabeza y la cara. También tenía amarrado a la cintura un saco lleno de arena.

14 de agosto del 2021

Luzdani Paola Bravo Ramos, de 35 años de edad, fue hallada muerta en la orilla del río del parque Cachamay del estado Bolívar. Tuvo cuatro días desaparecida.

Según fuentes policiales, varios testigos vieron cuando un hombre de contextura gruesa que estaba dentro del parque tomó por los pies el cuerpo de su víctima y lo arrojó al río. No obstante, nunca se confirmó esta versión.

Las muertes de varias de estas personas siguen siendo un misterio para sus familiares que los recuerdan cada día. Las aguas de Bolívar seguirán callando, hasta que alguna investigación determine qué fue lo que pasó.

Este es el primero de los próximos seguimientos especiales que Tane tanae realiza y realizará para sus usuarios del estado Bolívar, dando paso así a una nueva forma de presentar los hechos en esa entidad.

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta