La Gran Farsa II

Pompilio Monroy Perales

1: El “proceso revolucionario” nació mal. Es un mal nacido, como los árboles que jamás sus torcidas ramas enderezan. La formación de los conjurados para implantarlo escasamente excedía  del desempeño militar. Conducir la Nación al  desarrollo  exige mucho más que eso. Venezuela no es un cuartel. Transcurridos 21 años, los hechos han demostrado el rotundo fracaso de los malnacidos que violaron su juramento de defender la Constitución.

2: Ante los hechos cumplidos, no existe  teoría, ideología, filosofía, literatura, hegemonía comunicacional, adulancias, ni jalabolismos desvergonzados  que valgan para “justificar” la gran farsa de una revolución de fantasía que solamente existe en la mente de los altos enchufados del socialismo.  El país   padece la inflación más grande del mundo, 3.5OO%, con una pobreza de 93% y una pobreza extrema de 79,2%, con tendencia irreversible, por culpa del gobierno, según los últimos registros confiables.

3: Nunca en Venezuela se había sufrido una situación semejante a la actual: ni en la época colonial, ni durante la Guerra de Independencia, ni cuando la Guerra Federal, ni en la Democracia Representativa de adecos y copeyanos; jamás había ocurrido tanta emigración, que huye del gobierno en procura de mejores condiciones de vida –la mayoría- y para salvar la suya propia -los dirigentes y activistas de  Oposición-.

4: Las características más resaltantes del gobierno son: incompetencia, burocracia, corrupción, violación de la Constitución y de los Derechos Humanos, aislamiento internacional, destrucción del aparato productivo nacional, alejamiento de las inversiones nacionales y foráneas, desmesurado endeudamiento del país, ecocidio, etnocidio, desastre en los servicios públicos, incremento de la delincuencia, impunidades,… con sus innegables consecuencias: enfermedades, hambre, ruinas, desolación, muertes.

5: El gobierno, en una generalización indebida,  increíble,  le atribuye la culpa de todo no sólo al  imperialismo yanqui, sino al “occidental”. Se auto presenta cual inocente paloma de la paz, desbordante de amor por la humanidad, primeramente por los habitantes del país, a los cuales ha impuesto la “felicidad” socialista.  Pretende perpetuarse en el poder en alianza con los imperialismos ruso y chino,  también con ayuda “desinteresada” de sus compinches cubanos, iraníes, turcos,… y con la complicidad de falsos opositores a su servicio.

6: Mediante las mentiras de su manipulación mediática, con fraude electoral, bonos, dádivas, regalías, encubrimientos…, el gobierno se mantiene en su gran farsa revolucionaria, sobre todo porque los militares aplican la doctrina de la obediencia ciega, por ahora, porque ellos y sus familiares también son Pueblo, y tampoco les alcanza el sueldo para comer, comprar medicinas, pagar servicios inservibles….El 80% de los electores compara, juzga, rechaza y condena al régimen “de” los socialistas.

7: La Oposición, por su parte, está analizando su participación o abstención en las próximas elecciones, considerando las condiciones,  garantías y probabilidades de victorias que existan al momento de la convocatoria a comicios.   A finales de este mes, o en los primeros 15 días de Mayo,  debe haber una decisión.

8: Continuaremos argumentando para mostrar la gran farsa del “proceso revolucionario” iniciado por Chávez, continuado  por su sucesor, y aceptado por muchos desinformados manipulados. Los socialistas, altos enchufados, no están realizando ninguna revolución, porque ésta se hace para mejorar las condiciones de vida, no para empeorarlas como está sucediendo hace 21 años. Mejor y más convincente que la argumentación, está la realidad sufriente cotidiana. Sin dudas, los socialistas resultaron peor que los adecos y copeyanos.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta