La gota de amor no llegó a las escuelas de la comunidad La Reforma

(Nota de Prensa Kapé Kapé) Las clases presenciales comenzaron en escuelas con muchas fallas en su infraestructura, con deficiencia en mesas, sillas y pupitres, especialmente las ubicadas en muchas de las comunidades indígenas del estado Amazonas, que no han recibido ninguno de los reacondicionamientos de años anteriores por el programa “una gota de amor para mi escuela”.

En la comunidad La Reforma, ubicada en el eje carretero suroeste, parroquia Platanillal, municipio Atures, de habitantes mayoritariamente pertenecientes al pueblo jivi, están asentadas 4 instituciones educativas: Escuela Básica Nacional “Francisco de Miranda” con una matrícula de 185 estudiantes, Escuela Técnica “Comunidad y Trabajo” que atiende a 214 estudiantes, Centro de Educación Inicial “Kenali” y Centro de Educación Inicial “La Esperanza”, que atiende a niños y adolescentes, no sólo de esa comunidad, sino de otras aledañas.

Ismael Herrera, habitante de esa comunidad, dijo a Kapé Kapé que el abandono de las instalaciones educativas se ha venido dando desde antes de la pandemia. Un transformador que provee electricidad a uno de los simoncitos está dañado y no cuentan con el servicio.

Agregó que la escuela no tiene pupitres, mesas o sillas suficientes, los baños están en malas condiciones, no hay bombas para suministro de agua, los salones están descuidados, sin pintura, al igual que el resto de las instalaciones educativas.

En la escuela técnica no hay material de trabajo especializado para la formación de los nuevos técnicos indígenas.

En el informe sobre deserción escolar realizado por Kapé Kapé en 2019, el 95% de los estudiantes reportó que las escuelas o centros educativos de su comunidad están en condiciones entre regulares y deplorables, y que éstas no cuentan con servicios básicos como agua, recolección de basura, propiciando de este modo que los centros educativos sean espacios de insalubridad y cultivo de enfermedades.

LEA TAMBIÉN Escuelas indígenas de Amazonas sin pupitres, maestros, ni servicios básicos para el regreso a clases

El estado tiene doble reto por delante con este retorno a clases presenciales en medio de la pandemia del Covid-19: poner a tono la infraestructura y el sistema educativo en general pese a su conjunto de deficiencias y la garantía del derecho a la salud con la vacunación y prevención de contagio por coronavirus de todos los intervinientes en el quehacer educativo, para que pueda mitigar efectos adversos que pueda generar este retorno a clases como mayor deserción escolar y aumento de los casos de Covid-19.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta