Una joven warao se muestra de espalda en Tucupita. Ella afirma haber trabajado de doméstica en la capital deltana / Imagen ilustrativa, Tanetanae.com.

La crisis venezolana y la cuestionada decisión de algunos padres de familia en Delta Amacuro

Algunos padres de familia del pueblo aborigen warao, del municipio Antonio Díaz, en el estado Delta Amacuro, han optado por “enviar” a sus hijas a trabajar a otros estados del país. Ellos han asegurado que de esa manera  prestarán el servicio de domésticas “para no pasar hambre”.

Una indeterminada cantidad de jóvenes indígenas se encuentran trabajando en casas de familias en otros estados del país. El número exacto se desconoce, porque sus padres no suelen divulgarlo, ni ningún ente ha hecho seguimiento a este tipo de fenómenos sociales. Las familias que han facilitado  sus hijas a los “criollos”, suelen ser los waraos más tradicionales quienes, tan pronto arriban a Tucupita, buscan concretar este tipo de iniciativas.

Apenas se conocen algunos casos de los que sus familias sí han informado a sus allegados, haber “enviado” a su hija con alguna persona, para trabajar de doméstica. Cuando se le consulta si, esta trabajadora mantiene contacto permanente con sus padres, han informado que sí. No obstante, se desconoce de otros posibles casos.

Un padre warao de la parroquia Santos de Abelgas del municipio Antonio Díaz, reveló que tuvo que enviar a su hija de 18 años de edad a trabajar fuera del estado, “para que no estuviera pasando hambre”.

“Es mejor que se vaya a trabajar lejos para no pase hambre en los caños”, dijo el papá de la muchacha, quien informó que mantiene contacto directo con ella.

El originario dijo haberle hallado una vacante laboral a su hija “en una casa de familia” en la ciudad de Puerto Ordaz, estado Bolívar.

El hombre reveló que, en su comunidad, no cuentan con alimentos, medicinas ni transporte, por lo que decidió llevar  en canoa a su hija, hasta Tucupita.

En medio de esta iniciativa, el padre de la joven dice estar consciente de los riesgos de trata de personas, por lo que aclaró haberse asegurado de que su hija “estuviera en buenas manos”.

Tanetanae.com ha intentado hacer seguimiento a este tipo de iniciativas  entre las familias warao. Apenas ha logrado conocer tres casos en los que familiares de  chicas aborígenes no han sabido más de ellas, desde que fueran “contratadas” como domésticas. Los posibles gestores ofrecen falsos números telefónicos que luego se muestran apagados.

Las familias que aseguran haber pasado por este tipo de anormalidades son de Barranquita, Pascuala y Nabasanuka, comunidades aborígenes de la selva del estado Delta Amacuro. Estos registros datan de 2012, pero las “desapariciones” han ocurrido antes, según revelan los padres afectados.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta