Falleció Mirlin Soto Presilla, “Manada sin hogar” perdió su corazón

Para Mirlin Soto Presilla, los protagonistas fueron siempre los animales.

En sus redes, post, comunicados, intervenciones radiales, apariciones públicas, la imagen determinante fue un cachorro desasistido, una mascota enferma, un animalito en situación de calle, un retoño herido.

Siempre en segundo plano, distante de polémicas, atrajo los focos hacia aquellos seres vivos cuya única diferencia con nosotros es la inteligencia aplicada. En la emocional, sensible e intuitiva, nos superan con creces.

Dura de carácter en cuanto a la necesidad de defender sus derechos, fue pionera entre las organizaciones que se dedican a su cuidado en el Delta.

Sin aspirar a nada ni congraciarse perse con los políticos, fundamentó su misión de vida en la protección de aquellos que más sufren a manos de quienes avanzaron apenas un peldaño en el devenir evolutivo del reino animal, pero descendieron una enormidad en cuanto a sembrar estragos entre sus congéneres de la Creación.

Para Presilla, se trató de animalizar al hombre, entendiendo que este último perdió los estribos, destruyendo la obra de Dios, sin comprender jamás que en este mundo cabemos todos y cualquier existencia, por insignificante que parezca ser, juega un papel importante en el mágico equilibrio de la naturaleza.

Feliz viaje Mirlin al arca de Noé del Paraíso.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta