Exigen investigar presuntos maltratos en el hospital de Tucupita

Santiago Moraleda, un adulto mayor de la comunidad de Bonoina del municipio Antonio Díaz, exigió a la directora del complejo hospitalario Dr. Luis Razetti de Tucupita, a que inicie una investigación en torno a presuntos maltratos de personal sanitario contra pacientes de este centro de salud.

Moraleda relató que el pasado 22 de septiembre, una señora fue trasladada desde la comunidad indígena Nabasanuka hasta el hospital de Tucupita, tras padecer de un fuerte dolor de estómago.

Sobre las 8:00 de la noche del 22 de septiembre ingresó a la sala de emergencias del hospital de la capital deltana, sin embargo, no fue atendida por el médico de guardia, aunque la paciente presentaba fuertes dolores de estómago, que la mantenían inmovilizada.

“Menos mal que el esposo habla español, así se defendió y por reclamar fue que atendieron a la señora con un calmante, pero eso ya fue como a la 1:00 de la madrugada del 23 de septiembre”, relató quien reclamó mejor atención.

El señor Santiago Moraleda explicó que si, los familiares de la paciente no hubiesen reclamado atención, la señora pudo haber fallecido en el lugar. Ahora solo está por realizarse los exámenes médicos para determinar la enfermedad que la aqueja.

El abuelo deltano lamentó que los waraos siempre sean tratados de esa manera cuando ingresan a ese hospital, por eso que exige a las autoridades de salud investigar estos casos, para gestionar las soluciones.

No es la primera vez que reportan algún incidente en el que el paciente o algún familiar hayan sido maltratados de alguna manera, según sus versiones.

Anngie Malavé, una joven de 19 años de edad, en compañía de su mamá,  denunció que fue víctima de mala praxis médica en el materno infantil de Tucupita el pasado 23 de septiembre de este año.

Malavé  denunció que, tras una mala atención y práctica médica, ella perdió a su bebé durante el parto en el  materno infantil Dr. Oswaldo Ismael Brito, ya que solo fue atendida por dos médicos residentes y una enfermera, sin supervisión del especialista.

Sobre las 2:00 de la tarde del 23 de septiembre, la joven acudió al materno infantil de Tucupita por presentar fuertes dolores. Una vez en el centro médico, fue atendida por algunas enfermeras y los médicos residentes, quienes le hicieron un eco y un proceso de tacto donde determinaron que el bebé estaba en buenas condiciones. No obstante, le dijeron que se fuera preparando porque ya estaba por dar a luz.

La madre de Anngie relató que su hija regresó a su casa en busca de algunas cosas necesarias para el parto. Regresó sobre las  5:00 de la tarde, donde nuevamente comprobaron que todo estaba bien.

Al caer la noche, la joven fue trasladada a la sala de parto, donde no se presentó el especialista y solo estaban dos médicos residentes y una enfermera, quienes procedieron a atender a la joven.

“Me dejaron tres horas solita y cuando pasó una enfermera yo le pregunté si podía caminar para acelerar la dilatación, pero ella me regañó y me dijo que yo no dijera nada porque no sabía nada”, relató Malavé.  Sigue leyendo este caso…

Denuncian mala praxis médica durante un parto en Tucupita

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *