Espada de Bolívar aterrizó en su lugar para la posteridad

El monumento en conmemoración del Bicentenario de la Batalla de Carabobo, espera por detalles.

La réplica simbólica de la espada del Libertador Simón Bolívar, ya reposa en el lugar que ha de ocupar hacia la posteridad.

Llegó a tiempo, fue instalada en el pedestal diseñado con ese fin y se colocó con presteza para la inauguración, que se corrió 20 días.

Donde otrora hubiera una plazoleta de las banderas, que por descuido murió casi al nacer, ahora estará una rampa de concreto, que habrá de perdurar.

El paseo malecón Manamo tendrá un nuevo atractivo que, aunado a las letras de Tucupita, el monumento a San José, y el museo naval al aire libre, a ser desarrollado próximamente, van cambiando su faz y llenándolo de nuevos contenidos hacia el futuro.

Unos lo criticarán, a otros les llamará la atención, lo cierto es que iremos adaptándolo a nuestras pupilas y terminará gustándonos.

Cien años después, cuando se produzca el tricentenario, estará allí y pocos recordarán quien lo proyectó, quien lo hizo y quien lo inauguró.

Los estudiantes aprenderán que se hizo en la gestión del presidente Maduro y la gobernadora Lizeta, y formó parte de los eventos conmemorativos de una gesta con la que quiso levantársenos la moral y hasta cierto punto funcionó.

La espada de Bolívar ocupa su lugar, ocupemos ahora el nuestro luchando a brazo partido para sacar el Delta adelante. En 3021, a 300 años de la gesta libertaria, muchos nos lo agradecerán.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta