Fruto Vivas con el comité de recepción del IUTDelta

El precursor IUTDelta recordó a Fruto Vivas (+)

Francisco Pérez

El Instituto Universitario de Tecnología Dr. Delfín Mendoza, mejor conocido como IUTDelta, antecedió a la Universidad Territorial Deltaica Francisco Tamayo en tiempo y espacio. Aquella entidad que graduara miles de Técnicos Superiores Universitarios, dio paso a Licenciados e Ingenieros en cantidades similares.

No solo fue que estuvo antes, sino que fue un digno antecesor. Del IUTDelta egresó la base profesional que fue fundamento del nuevo Estado. De no haber habido esos niveles de formación y tecnificación, en artes y oficios de notable peculio intelectual, el otrora Territorio Federal Delta Amacuro, jamás habría parido el Estado Delta Amacuro.

Aun así, si hubiera tenido –forzosamente- que nacer, habría reclutado el personal fuera, en otros estados, ya que aquí no existía el cumulo de personas con el conocimiento necesario para sentar las bases de la naciente administración pública.

 

En compañía de la gobernadora Lizeta Hernández y el secretario general de gobierno Alexander Amares, en el despacho de la gobernación

No es que no las hubiera en cantidad, simplemente su número sería insuficiente. El IUTDelta proveyó administradores, contables, agentes aduanales, tecnólogos en construcción, enfermeros, turistólogos, educadores y pare Usted de contar. Gracias a su aporte, complementado por la UPEL (Mejoramiento profesional) y la UNA, se llegó a decir que Delta Amacuro era el estado con mayor número de profesionales per cápita de Venezuela.

Ese mismo IUTDelta, en un arranque de ensueño trajo a Fruto Vivas. Corriendo un riesgo inusitado debido a la edad del arquitecto con mayor renombre del país, que contaba en ese entonces con 86 años, le hicieron pasar los tres días de mayor fiesta y jolgorio que pudo disfrutar en la última etapa de su vida.

Aquel comité de recepción estuvo constituido por: Diego Fuentes, Emily Lyon, Yanitza Suárez, Livannis Piamo, Germany Guerrero, Jhonny González, Swiwer Navarro y Domingo Arismendi, y pueden jurar, ya que fui testigo presencial, que el creador de la Flor de Venezuela disfrutó como solo puede hacerlo un niño en las más pueril de sus infancias.

Con el actual jefe de Transmisión de Corpoelec, Domingo Arismendi

Acompañado de su sexagenaria esposa gozó la visita, se vaciló las escasas 72 horas que estuvo, procuró estar a la altura de tanta juventud sacando fuerza y arrestos de no se sabe dónde y se despidió con un pozo de nostalgia, que hizo agua los ojos de todos.

La Flor de Venezuela

Nunca regresó, ni falta que le hizo, el aroma del Delta lo acompañó hasta sus últimos días. A quienes lo cuidaron como un tesoro de cristal, jamás se les olvidará la experiencia y contarán a sus nietos, que en una ocasión, cuando el precursor IUTDelta existía, Fruto Vivas nos dispensó una visita y dijo que era aquí donde le habría gustado haber nacido.

Hasta siempre Maestro.

Árbol para Vivir

 

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta