El Esequibo y la UTD Francisco Tamayo

Jorge Antequera | Vicerector terrritorial 

La Universidad Territorial Deltaica Francisco Tamayo entre sus funciones y obligaciones, en el marco de su ubicación estratégica, tiene el compromiso y la obligatoriedad de brindar conocimientos y generar planes de trabajo social que vayan en beneficio de la región deltana y las comunidades aledañas. Por tal razón, nuestra Alma Mater, transformada en Universidad Experimental un 24 de noviembre de 2014, tiene el privilegio de desarrollar el conocimiento basado en la producción social del campo, y la científica-tecnológica, bajo los lineamientos de las políticas del gobierno bolivariano en el marco de las leyes vigentes.

A pesar de las dificultades económicas y la situación actual del país derivadas del bloqueo económico, nos planteamos seguir impulsando un nuevo modelo educativo destinado a los tiempos actuales. Estrechar lazos de cooperación con la gobernación y las 4 alcaldías, participando en el plan operativo de desarrollo social con la presencia activa de todas las instituciones universitarias que hacen vida en el estado.

La Universidad Territorial Deltaica Francisco Tamayo siendo del estado, debe construir espacios de conocimiento, aprendizaje e identidad patriótica. Es esa la razón de su presencia o interés en aportar ideas, que sean necesarias para la identificación y precisión de nuestro Esequibo, del cual una parte de su extensión geográfica le pertenece al Delta por los lados del municipio Antonio Díaz.

Desde la Universidad debemos generar un plan de acción que nos permita dar un paso firme en concreción de nuestro compromiso histórico y jurídico; es menester señalar que, desde lo teórico a lo práctico estamos comprometidos a la recuperación de aquello que históricamente nos corresponde. Desde el aula de clase, en debates académicos y políticos, se deben implementar con toda la comunidad universitaria diseños curriculares que sean respetados y asumidos por el docente y permanezcan en el tiempo como unidades curriculares que hablen del Esequibo; debe también crear espacios académicos en diferentes zonas estratégicas junto a la misión Sucre, que ha sido punta de lanza en materia educativa; no estamos reclamando el Esequibo por sus minerales, estamos reclamando lo que por derecho nos corresponde.

La controversia territorial sobre nuestra Guayana Esequiba, iniciada desde el siglo XIX por sucesivas usurpaciones del entonces prepotente imperio británico, planteaba como principal ambición colonialista poseer el territorio de la parte norte del continente sudamericano, inicialmente por la importancia geoestratégica de las áreas del Orinoco, y luego por las riquezas naturales y mineras que posee esa zona.

A partir de 1999, al inicio de la Revolución Bolivariana, el Comandante Hugo Chávez mantuvo una política firme y leal en defensa de nuestro territorio. En el curso de las negociaciones enmarcadas en el Acuerdo de Ginebra, el 18 de junio de 1982, Venezuela denuncia dicho instrumento y no se prolonga la aplicación del Protocolo de Puerto España, con lo cual se inicia nuevamente el camino de las negociaciones para el arreglo práctico de dicha controversia territorial pendiente, de forma que se resuelva de forma amistosa y pacífica.

Recomiendo leer nuestra historia sobre la Guayana Esequiba. Los esequibanos y esequibanas son venezolanos.

En compañía del Coronel Pompeyo Torrealba

 

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta