Después del sótano no hay nada más para abajo

Por José Cedeño

En el contexto de la práctica y competencias deportivas, generalmente no hay nada más hacia abajo después del sótano. En un edificio el sótano, suele ser el nivel más bajo y se encuentra debajo del nivel del suelo, tal situación no suele tener relevancia directa en el ámbito de alguna organización deportiva. Sin embargo, es posible realizar una analogía y aplicar los resultados en la organización a la cual se pertenece. Aunque el sótano no tenga una función deportiva específica, se puede comparar con la base o fundamento sobre el cual se construye la práctica deportiva. Los resultados y logros obtenidos en la organización deportiva pueden ser considerados como los niveles superiores del edificio, mientras que el sótano representa las bases sólidas en las que se sustentan esos resultados.

Reviste de mucha importancia tener presente que la relevancia y aplicación del sótano en el ámbito deportivo pueden variar según el contexto y la interpretación que se le dé. Cada quien puede tener su propia forma de utilizar y dar importancia a los fundamentos que representan el sótano en este contexto. Pero lo que sí es bien cierto es que luego del sótano no hay otros niveles que permitan reimpulso para salir a flote. Es necesario que los acuerdos estén presentes en cada oportunidad, que todos podamos reconocernos entre unos y otros, no estar pensando en la zancadilla que permita la caída atropellada de nuestro prójimo e incluso en algunos casos de quien ofrece la confianza para representar o activar algunas actividades.

No se necesita que se llegue al sótano para pensar cuanto se ha descendido, es prudente tener presente en no llegar al nivel cero, ya que se tendría que realizar un esfuerzo más allá del que ahora se hace y el camino avanzado pudiera sentirse quedar en mínimos. Aún se está a buen tiempo de que los avances sean en conjunto para el bienestar de toda la familia, en fin, de toda una sociedad que pide a gritos que sigamos haciéndolo de la mejor manera y, además que la participación de los protagonistas deportivos sea una realidad en cuanto a los aportes que cada quien puede, debe y quiere hacer para no llegar al sótano. La reflexión se debe hacer antes, se debe actuar en el marco del respeto de la gerencia superior, y recuerden que después del sótano no hay nada más para abajo.

Lo que menos se quisiera expresar por estos espacios en el futuro es: “yo se los dije.” No esa no es la idea, la idea es que sumemos en bien. Amigas y amigos dirigentes, aunque el sótano no tenga una relevancia directa en el ámbito deportivo, es posible aplicar o comparar los resultados obtenidos en una organización deportiva con los niveles superiores de un edificio, utilizando el sótano como base o fundamento, pero es sólo lo eso como base o fundamento, lo demás no luce. Los seguiré escuchando a todos con el respeto de siempre a los de aquí, los de allá y también a quienes están más allá de nuestras líneas fronterizas. Mis queridas lectoras, queridos lectores será hasta una nueva oportunidad con el favor de Dios. Para contactos pueden hacerlo por @Joseceden o por Facebook / José E Cedeño Gonzalez (El hijo mayor de Otilia Gonzalez).

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta