“Cualquier deltano puede hacerlo 1.000 veces mejor que yo”: Lizeta a los medios

Lizetica se congregó por catorceava vez en 14 ciclos de gobierno, a fines de año, con los medios de comunicación.

Bromeando al inicio, reflexiva en ocasiones, nostálgica a ratos, pensando quizá en lo que hizo y en lo que aún le resta por hacer, dedicó más tiempo a sus invitados, que el que les había prodigado en cada ocasión los 13 años previos.

Hernández se mostró conciliadora como nunca antes, tanto que no hubo reclamo alguno, solo recuerdos, reconocimiento y sonrisas.

En esta oportunidad los quiso y se dejó querer, con caricias verbales de viejos amigos que han compartido reiteradamente micrófono y que se han visto mucho más, que se ven a veces con la familia.

Con relación a la pregunta del momento, sobre su permanencia y, dado caso de que no continúe, quien será él o la escogida, la mandataria fue parca al manifestar: “Cualquier deltano puede hacerlo 1.000 veces mejor que yo”.

Con astucia, para despistar amplió el “circulo chiquito” de posibles futuros gobernadores a un radio de mil, poniendo extremadamente difícil el acertijo.

Comunicadores al fin, así como la rectora del poder Ejecutivo dio numerosas vueltas ante la inquietud sobre su permanencia antes de responder, sus interlocutores volvieron sobre la pregunta formulándola de varias formas distintas, sin hallar la respuesta que esperaban.

Aunque aprendió mucho de política, demostró haber aprendido bastante más de la vida; en esa intensa y extensa lección 24 horas por 365 días durante 14 años, comprendió que el último de los gestos se recuerda como si fuera el primero y al aparcarse de gobernar, aun cuando permanezca para siempre en los libros de historia como la gobernadora con mayor número de años mandando o la lideresa de las IV estrellas, será en definitiva Lizeta Hernández, la hija de “Picho” y Lissette, nacida y criada en los perímetros del hueco de calle La Paz, aledaña a la Escuela Alejandro Petión, medica de profesión, esposa devota y madre ejemplar, avecindada en Tucupita, estado Delta Amacuro.

Y si miramos al futuro “polvo somos y en polvo nos convertiremos”. Qué duda cabe.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta