Comenzó la fiesta del morocoto en los caños

Entre junio y julio de cada año, comienza la fiesta del morocoto en los caños del Delta, la zona donde solo viven los indígenas waraos. Se trata de la segunda temporada más importante después de la del cangrejo.

Con la llegada del invierno, los morocotos abundan en el municipio Antonio Díaz del estado Delta Amacuro, a unas tres horas vía fluvial de Tucupita.

Dada la abundancia de este pez, los waraos los pescan hasta en el puerto de sus casas, sin necesidad de adentrarse selva adentro, como sí debe ocurrir en otras temporadas.

Por eso lo llaman la fiesta del morocoto, porque abunda y los waraos los venden, cambian por otros rubros o preparan todo tipo de platos con él.

“Todos se ponen saludables, bonitos, por comer morocotos”, dijo en el idioma warao el señor Luis Cepeda, de la comunidad Araguaimujo.

Se trata de un pescado saludable como otros. Su carne es blanca y suave. Los waraos lo degustan sobre todo a la brasa o en sancocho.

En los caños por lo general no los venden, sino que los intercambian con productos que muy poco pueden conseguirse en estas zonas del Delta.

“Se cambian kilo por kilo, o sea, puedes darme un kilo de pasta o harina y yo te doy un kilo de morocoto”, explica el señor Cepeda.

Quienes hacen los trueques son los denominados caveros que venden los pescados en Tucupita o Barrancas del Orinoco. Estando en estas localidades, un kilo de morocoto vale 180 Bs.

Este precio varía si son vendidos en Monagas o Bolívar, cuando son empaquetados para los diferentes automercados de renombres.

Últimas Noticias

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta