Foto tomada de internet, sin autoría especificada.

Centenariazo de Montevideo desde las reminiscencias de Alexander “El Pequeño” Rondón / #MeInformoConTanetanae

Este 01 de abril se cumplen 16 años desde aquella épica victoria de la Vinotinto ante Uruguay en su propio feudo, donde casi siempre han resultado inexpugnables en el estadio Centenario de Montevideo.

Este grupo de jugadores estaba al mando de Richard Páez Monzón,el merideño que se hizo conocer con su efectivo “sistema de juego en línea”, como el mismo DT lo detalla en un libro llamado “la Vinotinto de Richard Páez”.

El día del juego, Páez no estuvo en el banquillo por sanción, pero sí en el estadio.

Uno de los míticos de aquel juego, fue Alexander “El Pequeño” Rondón, clave en la formación táctica de Páez en la zona de ataque.

Dos detalles importantes han sido referidos por el exatacante según una publicación de la FVF.

La ayuda de un psicólogo que convenció a los jugadores de ser los mejores si así lo creían y asumían: “él nos decía que creyéramos en nosotros y que íbamos a sacar el partido divirtiéndonos”, recuerda Alexander Rondón.

Por otra parte, el resultado del primer tiempo (0 – 1) con gol de Gabriel Urdaneta dejaba a Venezuela en una posición cómoda y con una selección de  Uruguay predecible: “sabíamos que ellos se iban a venir encima de nosotros en el segundo tiempo, como lo hicieron”.

Uruguay previsible

La actitud previsible de los uruguayos, heridos en su orgullo y en su propia casa, hizo que se programara el ingreso de Jorge “El Zurdo” Rojas y Héctor (El Turbo) González; dos laterales con cualidades de ataque. Ambos entraron al minuto 61.

El Turbo marcó seis minutos después de su ingreso a pase de Rondón, al minuto 77. Juan Arango marcó el tercero.

Antes del gol de Arango, Alexander Rondón recuerda que le dijo a Luis “El Pájaro” Vera: “vamos a tratar de hacerle más. Y por ahí nos llenamos de fuerza para seguir defendiéndonos y conseguir el gol”.

La defensa como un león

Alexander Rondón recuerda que todos corrían para recuperar el balón, y si ganaban la pelota, la defendían como leones, y ninguna pelota se daba por perdida.

En la memoria de Alexander Rondón rondaba aquel titular burlón que presagiaba una goleada de los uruguayos acostumbrados a avasallar a sus rivales en su temible Centenario.

“¡A muerte!, ¡Salud, celestes!, Venezuela: no existis”, titulaba un diario deportivo de Uruguay. Ese día la celeste mordió el polvo de la derrota.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta