Andrés Gómez de Guten Tag: nuestra finalidad como comerciantes es que ganemos todos

Andrés Gómez pertenece a una generación especial, al cúmulo de personas que en virtud de su edad, treintones y cuarentones, les ha tocado cargar sobre sus hombros una versión de Venezuela propensa a desaparecer y el árbol –no de tres, sino de múltiples raíces: diversa, heterogénea y multifacética- de una nueva Venezuela, cuyos retoños van emergiendo.

Proveniente de lo más recóndito de nuestro Delta, de tierras y aguas capureñas, ha llevado el viejo proyecto de bodega familiar a una nueva dimensión constituyéndose en un empresario a carta cabal, cuya actividad se centra y fundamenta en las artes de la atención esmerada al público, y en el uso eficiente de las nuevas tecnologías.

Referente a la actividad que encarna y que lo define, ajustado a los tiempos que corren y a la realidad que vivimos, sostuvimos una amena conversación en la que nos ilustró sobre su filosofía empresarial y la forma de hacer frente con éxito a los retos que se avecinan.

1.- Hablemos primero de la persona, te hemos visto caer y levantarte una y otra vez, de hecho, te has quitado el polvo y no has tenido problema alguno en cambiar de rama comercial cada vez que la ocasión lo exige, ¿de dónde proviene ese ímpetu, esa energía, que te impide desfallecer?

A.G.: Mi energía viene de la formación familiar, la familia es el pilar de la sociedad como lo indica el concepto abstracto que nos enseñan de niños en la escuela, y que es muy real. En el seno familiar nos enseñan los valores y principios, que nos incentivan a seguir adelante todos los días.

No necesariamente todos los emprendimientos terminan en éxito, en muchas oportunidades surgen trabas que echan por tierra nuestra visión y el empuje que traíamos, la vida es así, uno se levanta y se cae, lo importante de esas caídas es aprender y continuar adelante.

Si hay un capital social y humano en la empresa, esta crecerá, evolucionará, y abordará otros ámbitos en los que sea sostenible y sustentable, esos son los activos más importantes.

Por último, en el caso de mi familia, somos bastante tercos, terquedad en el sentido que la constancia es la nos lleva a lograr nuestros objetivos.

2.- ¿Qué se necesita para sacar un negocio adelante hoy en día?

A.G.: Lo que se necesita es gerencia, no es algo que necesariamente se aprende en la universidad, aunque se estudia y existen cátedras, estudios, diversas ramas académicas sobre el tema, pero, se aprende más en la práctica, sobre la base de las decisiones que tomas en medio de las circunstancias que se presentan, y de las acciones que ejecutas, sean efectivas o no, en tiempo real, asentados en los conocimientos y la experiencia que hayamos adquirido, solo entonces, fundamentados en ese peculio, en esa riqueza, puedes modificarlos y adaptarlos sobre la marcha y salir adelante.

En este momento no es tan fácil, no es tan sencillo comprar una mercancía, venderla y tener una ganancia, es necesario saber que de esa ganancia hay que invertir una parte, de manera tal, que debes prestar un servicio correcto, a un costo correcto, de forma que tanto la persona que se está beneficiando del servicio que le estás prestando y tú, salgan favorecidos, sin que el negocio se vaya por la borda.

3.- Muchos piensan que un negocio es cualquier cosa, desestiman al comerciante, se lo imaginan como una persona egoísta y aprovechada, sin detenerse a pensar cuán difícil es sostener una empresa en pie, ¿qué dificultades entraña mantener una empresa, hacerla viable, consolidarla en el tiempo?

A.G.: El común denominador de un comerciante es tener sentido de pertenencia, es mío, es mi sueño, mi manera de trabajar y por ende yo busco la manera de subsistir. Nuestro fin es tener una ganancia que sea beneficiosa para todos.

La necesidad de nosotros es comprar, vender, tener una ganancia y reinvertirla; actualmente, tenemos problemas con los proveedores, porque la materia prima en Venezuela, prácticamente ya no existe. Los productos que estamos acostumbrados a consumir no se consiguen. La intención de un comerciante es tener un local surtido, es nuestro norte, nuestra manera de proceder.

4.- ¿Que sugerencia le harías a los políticos que miran a los comerciantes de reojo, con ciertos prejuicios, y a las personas que los tildan de aprovechadores?

A.G.: Yo particularmente en mi establecimiento “Guten Tag”, buenos días en alemán, intento que las personas tengan buenos días al venir a nuestro comercio, a nuestro local, que sientan la satisfacción de buscar un producto y lo consigan, y que tengan varias opciones a un costo económico. Es difícil en este momento, en la actualidad, no es para nada sencillo, la hiperinflación golpea a todo nivel, cada vez que hay un aumento, automáticamente, aumenta todo.

Yo le sugiero a las personas, que tengan una cercanía con los comerciantes, al tener una cercanía van a conocer entonces la realidad y van a tener una empatía con estas personas. El consumidor se sentirá identificado con el comercio por la atención que tiene, por la variedad de productos que le ofrece, por el servicio que le presta; lamentablemente persiste una matriz de opinión que surgió en un momento determinado, y hay que corregir.

5.- ¿Qué beneficios le brinda el comercio a la sociedad?

A.G.: Le brinda fuentes de empleo, facilidad de acceso a bienes y servicios de manera más cómoda a las personas, sin tener que trasladarse a otro sitio, o a otros lugares; esa cercanía, esa empatía que se va creando, es lo que va a lograr que esa matriz negativa que existe, se elimine.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta