Agredió sexualmente a hija adolescente de su compadre en Tucupita y purgará 22 años a instancias del MP

Realizaba obras en casa de sus compadres y en paralelo acosaba a la hija adolescente de 15 años

El maestro de obra Jesús Antonio González de 48 años, no realizará más trabajos en el hogar del compadre y la comadre, por lo menos durante los próximos 22 años y 5 meses.

De esa magnitud fue la sentencia fundamentada en los elementos acusatorios presentados por la Fiscalía 5ta del Ministerio Publico, recluyéndolo en el Centro de Retención y Resguardo Judicial Guasina con sede en el municipio Tucupita, estado Delta Amacuro.

Haber violado la confianza de ambos, en virtud de los vínculos contraídos al haber apadrinado la hija menor de la pareja, fue un duro golpe para la familia.  

El dictamen emitido por el Tribunal 1° de Juicio de la Circunscripción Judicial deltana, estuvo soportado en una firme evidencia, en un encuentro realizado el 30 de diciembre de 2021, mientras compartían animadamente la festividad de fin de año, el albañil fue varias veces al baño, retrasándose más de lo debido. En una de las idas, fueron tantas las ocasiones en que lo llamó el señor de la casa sin recibir respuesta, que acudió a ver si algo le había ocurrido, encontrándolo en plan de ajustarse el pantalón mientras su hija acomodaba sobre su cuerpo la ropa que vestía.

El escándalo fue de marca mayor, involucrando a los presentes en la casa en un pleito que se saldó con la abrupta partida de González para evitar males mayores y la posterior indagatoria que practicaron los progenitores a la adolescente, conociendo de primera mano la cruda verdad.

Días después, habiendo confesado la púber que los encuentros se remitían al año 2019, cuando mostrándole videos de corte erótico mientras realizaba reparaciones menores la sedujo, estableciendo relaciones desde ese entonces bajo el techo de la vivienda, el enfurecido padre lo denunció ante el Cicpc produciéndose la detención.

La posterior evaluación médico forense mostrando los indicios de la desfloración antigua, determinó la veracidad del hecho y dio pie a los categóricos causales: delito de abuso ( agresión) sexual a adolescente con penetración en grado de continuidad y exhibición pornográfica.

Triste historia en la que una amistad de más de una década fue quebrantada por un impulso sexual incontrolado, que deja severas huellas en las familias del victimario y la víctima.

 

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta