A propósito de los dos árbitros, por José Cedeño

Prof. José Cedeño

Me gustaba mucho ir a los juegos de futbolito que se realizaban en el Julio Bracho (estadio municipal en Maracay, estado Aragua, Venezuela), allí observaba el comportamiento arbitral y la forma como lo hacían las personas que se desempeñaban como tales. Eso sucedió por allá por el año 1984. En la cancha de juego siempre había dos árbitros pitando, y me parecía muy similar al arbitraje de otro deporte. Luego, cuando ingresé al arbitraje del fútbol de salón, tres señores que ya no están en el deporte, hacían hincapié  indicando: muchachos tengan presente que aquí se juega con dos árbitros, pero en los campeonatos nacionales pita un solo árbitro, acompañado de dos (2) fiscales de líneas que se colocan de pie en las esquinas contrarias a la mesa de control. Situación que pude verificar en el primer campeonato nacional al cual asistí, el cual fue celebrado en la ciudad de Maturín.

El asunto fue tan así, que luego del campeonato mundial que se realizó en el año 1991 en Italia, donde Venezuela participó; el Sr. Roberto Salinas, presidente de la Federación Venezuela de Fútbol de Salón (Fevefusa) luego de su regreso a Venezuela, se reunió con los árbitros del estado Aragua, y les exigió que no se pitará más con dos árbitros en cada juego, ya que había que adaptarse a lo que se jugada en los eventos internacionales, además que los jugadores tenían que adaptarse a jugar como se juega en las distintas partes del planeta. Además hacia remarcaba mucho, que Italia organizó la cuarta edición del campeonato Mundial de Futsal, Venezuela había realizado una excelente participación y en dicho evento en cada juego hubo un árbitro y dos fiscales de líneas en la parte contraria, como se jugaba en el resto de Venezuela. Amigos lectores, lo expresado anteriormente son palabras recogidas de una conversación con el maracayero Javier Guzmán.

Más adelante, en conversaciones con el carabobeño Jorge Monserrat, el mismo indica a quien suscribe la presente columna lo siguiente: “nosotros inicialmente pitábamos con un árbitro en cancha y dos fiscales, pero luego copiamos lo que hacían nuestros vecinos del estado Aragua, que se presentaban para cada juego con dos árbitros en cancha.” Recogiendo otras expresiones de Jorge, el mismo expresó que no fue nada fácil ya que los federativos (directivos de Fevefusa) exigían, que se hiciera como ordenaba la Federación Internacional de Futbol de Salón (Fifusa), quien era el ente rector del futsal internacional en el pasado siglo XX. Pero tuvo que llegar la celebración de la Liga Especial de Futbol de Salón de Venezuela al mando de la dirección de German Blanco, y se impuso la teoría de los dos árbitros en cacha de juego para el fútbol de salón. Con esto se quiere decir, que Venezuela o los salonistas venezolanos somos pioneros en cuanto al uso de los dos árbitros en cancha, tal como hasta ahora se hace en el futsal internacional dirigido por la Asociación Mundial de Fútbol de Salón (AMF).

Ahora, en cuanto a los tres (3) árbitros en cancha, en Venezuela se estuvo aplicando en los distintos campeonatos federados y otros eventos hasta hace pocos años. Con esto quien escribe la columna, quiere decir que también somos pioneros en cuanto al arbitraje de los tres árbitros y su mecánica arbitral. Más temprano que tarde, la AMF se verá en la obligación de hacer como hacen otros deportes en cuanto a la cantidad de árbitros para garantizar la protección del atleta, y el buen espectáculo que ofrece el fútbol de salón. Pronto traeré por estos espacios la raíz histórica de ambas teorías en cuanto al uso de los dos, y los tres árbitros en cancha.

Amigos lectores hasta luego, para contactos estamos en @joseceden.

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta