A Amado lo salvó la pandemia

Contradictoriamente, el virus que casi se lo lleva de este mundo, terminó siendo su salvador.

A causa de los estragos ocasionados por la pandemia en el presupuesto oficial y las dificultades concomitantes para evaluar con justicia y equidad las gestiones de gobierno, tiene prácticamente asegurada su continuidad. Un escrutinio objetivo bajo condiciones tan adversas, es prácticamente imposible.

Más allá del equilibrio de poderes al interior del chavismo, de las luchas fratricidas entre las dos corrientes dominantes del Psuv y de las intenciones manifiestas de muchos actores políticos en su feudo de suplantarlo, el alcalde más votado del país tiene el viento a su favor.

Por último, no puede negársele el esfuerzo que ha hecho en los 400 metros finales y la mandataria deltana, en un acto de consideración, en conocimiento pleno del difícil trance –con casi medio cuerpo atravesando la luz que ven quiénes han regresado al final del túnel- que acaba de superar, terminará dándole la venia.

Amado, en vísperas de su IV periodo de gobierno, con sus idas y venidas de la política, a mitad de caballo entre el comercio y el sector público, le corresponde sentarse en la piedra filosofal a reflexionar, enderezar la brújula y hacer honor a las credenciales que lo erigieron, a principios del siglo XXI, no como el más votado, sino como uno de los mejores alcaldes del país.

Dejando atrás si cabe, los retorcidos argumentos que lo hacen pensar, que los artículos que escribimos tienen financiamiento internacional, comprendiendo que donde debe enfocarse es en la gestión pública en Antonio Díaz y el portal informativo no tiene vela en ese entierro.

Zapatero a sus zapatos, a gerenciar bien que es lo que toca.

 

 

 

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta