2,4 millones de dólares pagará en indemnización gobierno trinitario a niño venezolano

Sunday Express

En lo que es una de las mayores indemnizaciones por daños otorgadas por los tribunales en un caso por encarcelamiento injustificado, el Tribunal Superior ha ordenado que el Estado pague a un joven venezolano de 16 años 2,4 millones de dólares, sin incluir intereses, después de que fue detenido ilegalmente. durante 456 días en el Helipuerto de Chaguaramas.

El tribunal también ordenó que el Estado pagara $169,000, lo que representa los honorarios legales en los que incurrió su madre al presentar el reclamo constitucional en nombre de su hijo.

La indemnización por daños y perjuicios será pagada al tribunal por la Oficina del Fiscal General, después de lo cual el Secretario del Tribunal la depositará en una cuenta que devenga intereses a la que sólo podrá acceder el niño cuando cumpla la edad de 18.

Las indemnizaciones concedidas se pagarán a un tipo de interés del 2,5% anual desde la fecha de entrega del formulario de reclamación el 6 de enero de 2023, hasta la fecha de ayer.

La jueza Margaret Mohammed emitió ayer por la tarde la orden en una sentencia de 114 páginas después de que el Privy Council de Londres remitiera el asunto al Tribunal Superior, para que evaluara los daños y perjuicios.

Esto se produjo después de que los lores de la ley británicos determinaran el 17 de marzo de 2022, que la detención del niño en el helipuerto desde el 15 de diciembre de 2020 hasta el 16 de marzo de 2022, cuando se emitió una orden de deportación a su nombre, era ilegal ya que había ninguna orden previa de deportación o detención dictada por el Ministerio de Seguridad Nacional en su contra.

Aunque posteriormente se dictaron órdenes contra los dos, no fueron repatriados, dado que el Tribunal Superior ordenó que no fueran devueltos a su país de origen en espera del resultado del reclamo constitucional.

Durante el curso del procedimiento de evaluación, los abogados Gerald Ramdeen y Dayadai Harripaul, que comparecieron en nombre del niño, sostuvieron que, con base en una aplicación adecuada de las pruebas, la suma apropiada a otorgar como daños generales era de $2,5 millones y se otorgaría una suma separada por daños agravados.

Por otro lado, los abogados Stefan Jaikaran y Rachel Wright argumentaron en nombre del Estado que, con base en los hechos particulares, no se debería ordenar a la Fiscalía pagar más de $400,000 en concepto de daños y perjuicios.

En su fallo, el juez Mohammed señaló que había tres casos particulares que surgían del Consejo Privado y que el Tribunal Superior estaba obligado a respetar. Esos casos abordaron el enfoque correcto que debe adoptarse en la evaluación de los daños y perjuicios por períodos de detención prolongados y prolongados por el delito de encarcelamiento injustificado.

Al basarse en los tres casos, la jueza Mohammed dijo que, en su opinión, el niño debería recibir una indemnización general por daños y perjuicios por la suma de 900.000 dólares; daños agravados por la suma de $500,000 y $1 millón en daños ejemplares.

El niño y su madre, junto con otros ciudadanos venezolanos, pretendían solicitar asilo y llegaron a este país en piragua el 17 de noviembre de 2020.

Ese mismo día el grupo fue detenido y el 22 de noviembre fueron escoltados fuera de aguas de Trinidad y Tobago por la Guardia Costera en la misma piragua en la que habían llegado.

Dos días después, el niño y su madre regresaron nuevamente a este país en barco y fueron arrestados por la policía.

Inicialmente fueron detenidos bajo orden de cuarentena en relación con la pandemia de Covid-19.

El niño fue detenido primero en un centro de salud, luego en la comisaría de Erin y finalmente en el helipuerto.

Inscribete ya

Condiciones de detención «espantosas»

La demanda constitucional se presentó el 2 de diciembre de 2020 y en ella, Ramdeen y Harripaul sostuvieron que el niño estuvo expuesto a condiciones que no debería haber estado.

En primer lugar, la ley establece que ningún niño debe ser detenido en un centro de este tipo, sino que debe permanecer en una residencia comunitaria.

Los abogados argumentaron que el niño estuvo expuesto a actos y actividades sexuales explícitas debido a la mezcla de adultos y menores; superpoblación; no se le hizo ninguna provisión para practicar su religión; había acceso limitado a asesoramiento y ninguna provisión para educación, necesidades recreativas e interacción con pares.

En su declaración jurada, la madre del niño dijo que cuando los llevaron por primera vez a las instalaciones, debían permanecer bajo tiendas de campaña durante 28 días mientras estaban en cuarentena.

Una vez finalizado el período de cuarentena, los llevaron a una zona de dormitorios.

El niño afirmó que durante algún tiempo lo mantuvieron en el dormitorio femenino con adultos y que a menudo lo exponían a mujeres desnudas o con poca ropa.

En una ocasión, lo obligaron a dormir en el dormitorio de hombres adultos, donde los detenidos llevaban a las detenidas a sus camas durante la noche y mantenían relaciones sexuales ante su vista.

En su sentencia, la jueza Mohammed señaló que los propios testigos del Estado corroboraron el testimonio del niño y su madre.

En su fallo, la jueza dijo que, basándose en las pruebas, las condiciones de detención en el helipuerto donde estuvo detenido el niño durante todo el período eran «espantosas y totalmente inadecuadas para un menor».

“Al evaluar los efectos de las espantosas condiciones en el Demandante, uno debe intentar verlo desde la perspectiva de un menor y no como un adulto. Acepto que el Reclamante estuvo con su madre (nombre mencionado) durante todo el período de detención.

“Si bien esto le habría dado al Demandante un poco de consuelo, eso no minimiza el trauma severo y los efectos psicológicos sufridos por el Demandante ya que (su madre) también enfrentó las mismas condiciones en el Helipuerto y su evidencia fue que sintió una sensación de impotencia al no poder ayudar al demandante”, dijo el juez Mohammed.

El juez también dijo que era inaceptable que el niño no fuera separado de los adultos tanto en el área de cuarentena como en el dormitorio.

“Los efectos de esta exposición sobre el Demandante, tal como se establece en el Informe Benjamin, fueron, entre otras cosas, que el Demandante se ha formado una percepción negativa del sexo, ya que se excitaba constantemente cuando la gente tenía relaciones sexuales, cuando las mujeres estaban desnudas o en ropa interior, y veía a las personas teniendo relaciones sexuales en su mente incluso cuando no estaban teniendo relaciones sexuales y desde que salió de detención tiene un deseo de pornografía.

«Las consecuencias de que el reclamante haya estado expuesto a actos y actividades sexuales explícitos han sido nefastas para el reclamante, lo que sólo puede describirse como si le hubieran robado su inocencia cuando era niño», dijo.

La reputación del niño «tratado como un criminal» era significativa, ya que tenía un carácter y una reputación intachables antes de su larga detención.

“No violó ninguna ley ya que no fue su decisión ingresar ilegalmente a Trinidad y Tobago. No ha sido acusado de ningún delito ni condenado por ningún delito.

«Sin embargo, fue tratado como un criminal y se causó un daño significativo a su reputación debido al trato que recibió durante toda su detención a la vista de sus compañeros en el helipuerto», afirmó el juez Mohammed.

https://trinidadexpress.com/news/local/state-to-pay-venezuelan-boy-2-4m/article_5cbb2412-e8bf-11ee-992c-a70028d8e86f.html 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta